Muy interesante

Escrito por Rafael Arroyo el 2018-08-14 Etiquetas: inteligencia artificial

AI en los sistemas de almacenamiento

El verano da para muchas cosas, incluido leer libros para tratar de mantenerte al día en alguno de los entornos tecnológicos en los que hay una evolución cada vez más acelerada. Uno de los que yo he tratado de leer es el libro “The practice of cloud system administration” de Thomas Lomoncelli et al., que me ha parecido una fantástica recopilación de todo lo que rodea el desarrollo de nuevos servicios TI. El corazón de la transformación digital de la que habla todo el mundo, pero que resulta difícil bajarla a la dura realidad.

El libro describe cómo se han desarrollado los entornos de trabajo en los archiconocidos como hiper-escalares. Empresas en las que el desarrollo de servicios IT es crítica para el negocio, y que decidieron hace ya mucho tiempo que para su negocio las tecnologías tradicionales no aplicaban por su extrema rigidez y elevado coste. Empresas que se han convertido en un referente de éxito, y cuya tecnología empieza a expandirse en el mercado de la mano de startups creadas por ingenieros salidos de sus equipos de trabajo. Uno de los pasajes que me han llamado más la atención es el titulado “Software Resiliency Beats Hardware Resiliency”en el que los autores declaran su preferencia por dotar de mecanismos monitorización y de protección ante fallos en múltiples capas del stack tecnológico distintas de la capa hardware, y simplificar al máximo esta última.

Esto llama poderosamente mi atención porque ultimamente asistimos a la profusión de mensajes por parte de los fabricantes de sistemas de almacenamiento, quienes predican la incorporación de inteligencia artificial (AI) como su nuevo arma para mejorar el rendimiento y la disponibilidad de las cabinas de almacenamiento que comercializan. Estan todos metidos en esta vorágine: HPE, Hitachi Vantara, Netapp, Pure, Dell EMC, etc. ¿Tiene sentido aplicar AI solo a una parte de la infraestructura?, ¿Miramos solo un elemento de la infraestructura a la hora de resolver un problema o la plataforma de AI debería incorporar otras capas?, ¿Hace falta este tipo de cosas con aplicaciones que dan por supuesto que la plataforma subyacente fallará y que por tanto no necesitan un servicio de atención super-rápido?, ¿Estamos intentando ponerle un bonito lazo a una tecnología viejuna para tratar de que siga siendo atractiva y que no decaigan las ventas? … Yo me inclino por la última.

En un entorno en el que la infraestructura se gobierna como si fuese software con aplicaciones modulares no parece tener encaje, pero supongo que siempre habrá amantes fieles del fabricante de turno con el que llevan trabajando toda la vida.

Escrito por Rafael Arroyo el 2018-07-04 Etiquetas: inteligencia artificial

¿Inteligencia Artificial?

¿Inteligencia Artificial?

Vivimos tiempos en los que se busca mejorar la interacción con los usuarios de forma que el uso de nuestros servicios sea lo más sencillo y satisfactorio posible. Tiempos en los que muchos buscan aplicar las últimas tecnologías, con algoritmos super-avanzados, que nos permitan desplegar sistemas de Inteligencia Artificial para alcanzar este objetivo de mejora del servicio, y de repente te encuentras con este tipo de publicaciones:

https://medium.com/@serverpunch/why-you-should-not-use-google-cloud-75ea2aec00de

Por resumir, una empresa decide desplegar su entorno de producción en la nube (¿¿¿En la de usuarios de a pie que pagan con una tarjeta de crédito???); y ante la falta de respuesta a la hora de identificar al titular de la tarjeta, el robot de turno decide cortar el servicio dando tres días a la empresa para evitarlo (¿¿¿Tres días??? Seguro que no tenían ni una máquina, ni dos, ni tres … sino unas cuantas más). El usuario declara que la calidad del servicio es excelente, pero me temo que la nube va más allá de la tecnología y deben contemplarse también cosas como los procesos administrativos de aprovisionamiento y pago.

Tengo la sensación de que estamos obsesionados con la inteligencia artificial cuando la que verdaderamente escasea es la natural.

Rafael Arroyo

Director General Adjunto.